Artículos
Home > Artículos
2020, año de la pandemia, pero también de la innovación en el sector público
Por Ramón Cuevas Martínez - lunes, 08 de junio de 2020

Sabemos que la economía caerá, sabemos que nos tenemos que cuidar más para llegar a una nueva convivencia, pero lo que sabemos poco es que este año también llegó un cambió en la forma de realizar el trabajo diario en la administración pública, que prevalecerá para siempre.

Se entiende por innovación aquel acto creativo que aplicado a un determinado proceso de trabajo desencadena en el uso generalizado del mismo, y a partir de ahí no hay vuelta atrás, las cosas se realizan de una nueva forma, generalmente más eficaz.

Se debe aclarar que cuando el conjunto de actividades que desencadenan en una nueva forma de trabajar no se usa por el destinatario del servicio, llevándose a cabo solo en algunas ocasiones paralelamente a la forma anterior, solo se trata de un proceso de creatividad, no de innovación. La innovación está determinada por el uso generalizado de la novedad.

A partir de la pandemia hemos visto rasgos claros de innovación en el desempeño de las administraciones públicas estatales y municipales, entre otras preciosidades se observan: mapas de big data a disposición de todo mundo que concentran los esfuerzos de muchos países, estados y municipios, útiles para que la administración pública oriente sus decisiones; también hemos visto conversatorios digitales para orientar las compras públicas, con una nutrida participación de los responsables de ejecutarlas.

Particularmente lo que ha llamado poderosamente mi atención son los esfuerzos emprendidos por las administraciones públicas para acercar bienes y servicios a la población que a la fecha permanecemos en confinamiento.

Tan solo a unos días del encierro aparecieron portales web municipales con información detallada de los comercios que entregan servicios a domicilio, también se hicieron públicos otros sitios web con mucho trabajo de sistematización de datos, que fueron dedicados a entregar informes sumamente entendibles sobre las características de la nueva enfermedad y de su avance en las diferentes regiones del país. Gracias a este esfuerzo se logró contrarrestar una gigantesca ola de fake news que proponía la cura de la enfermedad hasta con mejoralitos.

¡Qué decir del teletrabajo!... donde se demostró que hay muchos funcionarios que deben ganar más de lo que dicen los tabuladores salariales del sector público, porque se notó que tienen el mismo o mayor compromiso que venían evidenciando en el trabajo de oficina. Imagino a muchos empleados públicos pasando horas en la sala de su casa, con una silla muy incómoda, generando, durante horas y horas, ideas y estrategias para que los servicios básicos como la luz, el cobro de predial (indispensable para el funcionamiento de muchos servicios), y el suministro de agua, no se interrumpan a pesar de contar un mínimo de personal en campo. Mis respetos para la agilidad que están demostrando.

Otra grata sorpresa es que no alcanzó la vocación política de los puestos directivos para estar a la altura de la problemática, surgieron nuevos actores que demostraron la grave equivocación de quienes desprecian la importancia del carácter técnico de la administración pública, un ejemplo claro fue la Secretaria de Educación del estado de Zacatecas, Gema Mercado Sánchez, quien mediante la explotación de sus conocimientos técnicos de Maestra en Matemáticas por la UNAM y Maestra y Doctora en Matemáticas Aplicadas por la Universidad de Arizona, encabezó la formación de un grupo de alto nivel en su estado, de donde surgieron políticas públicas diferentes para atender el nuevo reto, teniendo como consecuencia resultados de mayor éxito que la gran mayoría de las entidades federativas.

Bienvenida la innovación y las y los innovadores públicos, esperamos que se queden y se fortalezca su participación en la toma de decisiones.

Derechos Reservados Gobernova