Artículos
Home > Artículos
Programa de implantación exitosa de un sistema de gestión electoral bajo la norma ISO 54001
Por Ramón Cuevas Martínez - lunes, 01 de junio de 2020

Como todas las normas ISO que llegan a nuestro país, actualmente la 54001 se encuentra en proceso de consulta pública por parte de la Secretaría de Economía, como instancia responsable del Sistema Nacional de Metrología y Normalización., por lo que pronto tendremos una nueva norma mexicana “no obligatoria”, que se pondrá a disposición de las organizaciones electorales que quieran mejorar su desempeño.

También significa que pronto surgirán los primeros organismos de certificación autorizados por la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA), para realizar auditorías que constaten la debida implantación de todos los requisitos de un sistema de gestión electoral. Conozco muchos expertos electorales que deben aprovechar la posibilidad de formarse como auditores electorales, hay pocos en México.

¿Qué es ISO 54001?

Es una guía de aplicación para lograr incrementar la confianza en la gestión de los organismos que administran y califican elecciones, a la vista de todos los usuarios de servicios electorales. Se debe precisar que, para lograr la adecuada implantación, la norma electoral requiere de la existencia previa de un sistema de gestión de la calidad basado en la Norma ISO 9001:2015, dado que la 54001 agrega requisitos de cumplimiento electoral. Va un ejemplo:

La Norma ISO 9001 señala que todo programa de implantación en cualquier organización debe incorporar los siguientes procesos: Los directivos, el de compras, el de recursos humanos, los que incluyen la prestación del servicio, y los de evaluación interna. La 54001 puntualiza que los procesos electorales de prestación de servicios a incorporar obligatoriamente, además de los arriba señalados, son:

1. Inscripción Electoral, 2. Inscripción de organizaciones políticas y de candidatos, 3. Logística electoral, 4. Emisión del voto, 5. Escrutinio y declaración de resultados, 6. Educación electoral, 7. Fiscalización del financiamiento de campañas electorales, y 8. Resolución de conflictos electorales.

Una vez que se cuente con el cumplimiento de los requisitos solicitados para cada uno de los procesos, la organización electoral deberá someterse a un programa de auditorías internas, realizado por el propio personal de la institución, a efecto de para verificar que todo se realiza conforme a lo declarado, y, sobre todo, que se realiza (el principal problema de un sistema mal implantado es la simulación), lo que demostrará que la organización electoral está preparada para recibir una auditoría de certificación, ya sea por un organismo internacional (en este punto se recomienda contactar a la Organización de Estados Americanos, pues ellos impulsaron la 54001 desde su inicio en 2010, -antes ISO/TS 17582:2014- y cuenta con el mayor número de auditores certificados), o bien, también se puede contactar a algún organismo certificador mexicano, que para entonces contará con auditores electorales, avalados por su competencia y experiencia, mediante un riguroso mecanismo de selección autorizado por la EMA.

Por tratarse de una Norma que abarca procesos que no solo se encuentran en un organismo de administración electoral, como por ejemplo el INE, puesto que la 54001 incluye calificación electoral, que en el caso mexicano corresponde a los tribunales electorales, se debe informar en el proceso de auditoría externa que dicha tarea no forma parte de las atribuciones del organismo. En este sentido se abre la posibilidad también de que cualquier Tribunal Electoral opte por la certificación con solamente el proceso de calificación electoral, dado que es objeto de su competencia.

Un caso similar sucede con las juntas distritales electorales, quienes también pueden optar por la certificación considerando los requisitos que les son aplicables.

En México afortunadamente el Instituto Electoral de la Ciudad de México tiene varios años trabajando con su sistema de gestión de calidad electoral, por lo que convierte en una referencia de buenas prácticas para aquellos institutos y tribunales que se quieran adentrar en el maravilloso mundo de la calidad electoral.

Derechos Reservados Gobernova