Artículos
Home > Artículos
2020, año de la reorganización laboral. Los millennials al poder.
Por Ramón Cuevas Martínez - viernes, 10 de abril de 2020

1. ¿Estudias o trabajas?

En nuestra época de veinteañeros (tengo 48 años), esta era la frase preferida para romper el hielo, siempre provocaba una plática amena, eran tiempos donde podías tener un trabajo inmediatamente que lo desearas, independientemente de si lograbas alcanzar o no una formación universitaria.

Esta pregunta difícilmente sería popular entre los jóvenes de hoy, quienes, más que otra generación, han sido golpeados por el desempleo y la pauperización de los sueldos, lo que ocasiona que estén abandonando el sueño de lograr un trabajo estable en una sola empresa para toda la vida; propósito que si dominó los sueños de mi generación.

2. Ahora mismo, ¿estudias o trabajas?

Esta frase está de moda porque es más acorde a la realidad de los millennials. Tan solo en los EEUU en 2016 el trabajo temporal representaba el 35% del total de la fuerza laboral; asimismo, la gran cantidad de educación no arbitrada -aquella que no pasa por las universidades ni es presencial- es el presente de muchos jóvenes, a quienes les preocupa tener habilidades demandadas en su presente laboral, por encima de contar con una formación universitaria.

Los empleadores han contribuido para que así sea. Un empresario, un director de escuela, o en un departamento de una institución de salud en el momento de contratar a una persona para desarrollar una función, no le exigen una formación académica sólida, siempre buscan buenos técnicos, con alta especialización en aspectos que se pueden cuantificar, evaluar y acreditar con cierta facilidad.

3. ¿Qué estudias y donde trabajas en este momento?

Ahora cualquier joven puede estar trabajando en su casa, o en un lugar de coworking para una empresa que requiere competencias específicas de desempeño, y, además, puede estar tomando un curso on line sobre animación web en una institución prestigiosa (no necesariamente universitaria) que se encuentra al otro lado del océano.

También hay que considerar otro escenario, que se caracteriza por el hecho de que para los jóvenes llegar a terminar una carrera universitaria no significa llegar a la edad adulta como lo fue para nosotros; ahora sólo significa dominar un conjunto de habilidades que tal vez se usen para una etapa de la vida. En el futuro será común que los abogados y contadores regresen a la universidad a sus 40 años a estudiar Big Data para mejorar sus habilidades y encontrar trabajos mejor remunerados.

Nadie como la generación millennial está tan preparada para enfrentar la nueva dinámica laboral, caracterizada por el teletrabajo y la adopción de nuevas habilidades digitales para comunicarse a distancia. Todos los mayores tendremos que aprenderles.

Derechos Reservados Gobernova